Home 2013 Agosto 2013 Nueva Ley de Garantías Mobiliarias

 

A partir de la entrada en vigencia de la ley se podrán constituir garantías sobre bienes muebles o financieros, existentes y futuros, incluyendo aquellos sobre los que el garante adquiera derechos con posterioridad a la constitución de la garantía mobiliaria, así como derechos patrimoniales derivados de la propiedad intelectual, el derecho al pago de depósitos de dinero, acciones, cuotas y partes de interés representativas del capital de sociedades de naturaleza civil y comercial. Igualmente podrán constituirse como garantías los derechos a reclamar el cumplimiento de un contrato que no sea personalísimo y en general cualquier bien mueble (incluidos fungibles, corporales e incorporales, derechos, contratos o acciones) a los cuales las partes del atribuyan un valor económico.

 

La ley, que entrará en vigor dentro de seis meses, prevé la creación de un sistema de registro de garantías mobiliarias centralizado que permitirá a los acreedores acceder a la información sobre el estado de los bienes muebles constitutivos de garantía (inscripción, modificación, prórroga, cancelación, transferencia y ejecución), que será administrado por la Confederación Colombiana de las Cámaras de Comercio.

 

Adicionalmente, se establece un procedimiento de ejecución especial de la garantía mediante el cual le es posible al acreedor garantizado llevar a cabo la ejecución ante notario público o ante las Cámaras de Comercio. Dicha ejecución especial procederá en los casos en los cuales: a) esta alternativa se haya pactado en el contrato de garantía, b) el acreedor garantizado sea tenedor del bien, c) el acreedor garantizado tenga derecho legal a la retención del bien, d) el bien tenga un valor inferior a los 20 smlmv o, e) el bien sea perecedero.

 

Según la exposición de motivos de la ley, se busca actualizar el marco jurídico en materia de garantías mobiliarias con el propósito de que más ciudadanos y pequeñas empresas tengan acceso al crédito. Así mismo, la existencia de un régimen efectivo de garantías mobiliarias puede aportar notables beneficios económicos, fomentando la financiación para la creación y expansión de las empresas e incrementando el comercio para reducir los obstáculos al crecimiento de la empresa como fuente generadora de riqueza y empleo.